Por qué consumir alimentos orgánicos

Facebooktwittergoogle_pluspinterestrssyoutubeinstagram

¿Por qué consumir alimentos orgánicos?

Esta misma pregunta es la que me hice la primera vez que escuché hablar sobre los alimentos orgánicos, de ello hace ya una década.

La primera respuesta la busqué en los orígenes de la agricultura ecológica, agricultura orgánica o agricultura biologica, cualquiera de estas denominaciones sirve para hablar del mismo tema.

Desde entonces, he obtenido cada vez más respuestas. Respuestas que se han transformado en razones y, a lo largo del tiempo, en evidencias. Reconozco que algunas de ellas no pasan de ser meras opiniones, otras  se basan en fundamentos científicos, y otras tantas en beneficios reales contantes y sonantes.

 

Por qué consumir alimentos orgánicos

 

Lo que sabemos… y lo que no sabemos

Desde las dos últimas décadas a esta parte,  quién más quien menos tiene en la mente el recuerdo de algún gran escándalo cuyo referente es la industria alimentaria: alimentos manipulados de forma fraudulenta, evidencias científicas sobre las graves consecuencias para la salud de ciertos aditivos, dudosos orígenes de algunas materias primas con las que se alimentó al ganado con el resultado de miles de personas gravemente intoxicadas… Esto sin entrar de lleno en el mundo de los transgénicos: manipulación genética y cultivos a base de semillas transgénicas en manos de fuertes monopolios que se caracterizan por su desinterés  en mostrar las verdaderas consecuencias de tales productos para la salud.

 

Necesitamos invertir en salud

Hemos asistido a un gran avance tecnológico y científico en el sector agrícola impulsado por la necesidad de incrementar la producción a gran escala y abaratar costes, tanto en mano de obra como en insumos externos. Pero ¿a qué precio?

Desgraciadamente, la falta de estudios científicos contrastados y fiables sobre la agricultura orgánica es una lacra de la que están empezando a ser conscientes los gobiernos y la comunidad científica especializada en nutrición y salud. Importantísima tarea pendiente que esperemos sea realizada con la mayor prontitud.

 

Por qué consumir alimentos orgánicos

Qué es la alimentación consciente

Con tales antecedentes y, como punto de partida, podemos sacar una clara conclusión: somos testigos de una importante transformación en lo que se refiere a hábitos alimenticios por parte del consumidor. Cada vez son más las personas que abogan por una alimentación consciente y que toman partido por cuidar la propia salud y la salud del planeta.

No hay duda de que la población experimenta una mayor sensibilidad y concienciación en estos temas. El éxito de los alimentos ecológicos se multiplica, y ello con el apoyo de instituciones de reconocido prestigio, como puedan ser la Organización de las naciones unidas para la alimentación (FAO), o las políticas de promoción de la Comisión Europea, por poner ejemplos que pueden resultar más cercanos.

Y, a estas alturas, creo que estamos en condiciones de definir claramente a qué nos referimos cuando hablamos de alimentos y bebidas orgánicos: se trata de productos agrícolas en cuyo cultivo está terminantemente prohibido el uso de semillas transgénicas y aditivos sintéticos como abonos, pesticidas, antibióticos o cualesquiera otros aditivos o fertilizantes que no sean de origen natural.

 

Por qué consumir alimentos orgánicos

Definición de Agricultura orgánica según la FAO

Para teminar, aquí  tenéis la definición que hace la FAO de la agricultura orgánica:

“La agricultura orgánica es uno de los numerosos métodos de producción inocuos para el medio ambiente. Los sistemas de Agricultura Orgánica se basan en normas de producción concretas y precisas que tienen por objeto conseguir agroecosistemas que sean social y ecológicamente sostenibles. La agricultura orgánica se basa en la reduccion al mínimo de insumos externos, evitando el empleo de fertilizantes y plaguicidas sintéticos”.

Aquí puedes consultar la Normativa y garantías de la Agricultura Ecológica en España

Por qué consumir alimentos orgánicos

Fuentes:

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)
Artículo publicado en origen en Noticias de la Rioja Digital

Para saber más:

Facebooktwittergoogle_pluspinterest